Investigación, selección imágenes y redacción de textos por el Museo Comercial para panel explicativo Casa Caseros Museo Modernista de Novelda de la Fundación Caja Mediterráneo. Nuevo espacio museográfico con cesión de diversas piezas y muebles de la vida cotidiana del Museo Comercial.

La Casa Museo Modernista de Novelda de la Fundación Caja Mediterráneo con motivo de la apertura de la Casa de los Caseros, encarga al Museo Comercial un panel explicativo sobre el Servicio Doméstico y el soporte arte mueble y diverso mobiliario de la colección.

Casa Caseros, calle Mayor, 24 (Novelda)

Texto propuesto panel: Verónica Quiles

Selección imágenes panel: David Beltrá

Diseño gráfico panel: Pablo Armengol

Selección objetos, decoración y mobiliario cedido por: Museo Comercial

Demás mobiliario y piezas de la Fundación Caja Mediterráneo y otros particulares

Inauguración: 24 de octubre de 2019

Gracias a la gestora de la Casa Museo Modernista de Novelda, Dña. Mercedes Navarro Beresaluce, por la confianza depositada.

Gracias a la familia Aguado Camús, por la ayuda en la investigación para la identificación de los nombres de sus familiares.

Y especialmente, gracias a la familia de Raimundo Penalva, de la empresa Luis Penalva, SL, Chiquilín que, con una trayectoria de más de cuatro generaciones, tanto él como su hija Alejandra, me atendieron magníficamente en su fábrica e hicieron posible, con la donación de más de dos kilos de especias de todas las clases, que cuando entrabas a la vivienda, «…la casa olía a Novelda, a especias.»

Jueves 24 de octubre de 2019. Inauguración de la apertura de la casa de los Caseros. Verónica Quiles improvisó la visita teatralizada.

Casa Caseros Museo Modernista de Novelda

El servicio doméstico

Vida social y económica

Novelda en el último tercio del siglo XIX empieza a modernizarse en todos los aspectos facilitando un mayor desarrollo social para la población, que se recogió en las Ordenanzas municipales de 1872 junto con la mejora como la traída de aguas potables a la plaza Mayor, en 1876, con una fuente en la plaza Vieja. El nacimiento de diversas cabeceras de periódicos en la Villa respondió a las diferentes corrientes de pensamiento político e interés general del momento. Así, en 1878 nace el primer número de la prensa local El Vinalopó.

En 1882 se construyeron las primeras escuelas y será en torno a 1885, cuando en la Villa se produce un repunte poblacional, desarrollo comercial y transformación urbana. En 1887, la Duquesa de Medina-Sidonia, hija y heredera del Marqués de La Romana, impulsa un nuevo barrio que termina de unir el casco urbano con el barrio de San Roque, en base a los terrenos del huerto que disponía.

Por otro lado, la burguesía comercial se preocupa de generar nuevos espacios de ocio y recreo para su disfrute. En 1880, fue el Teatro La Lira el que estrenó esta actividad. En 1887, se inaugura la Plaza de Toros y al año siguiente, la Sociedad Recreativa y, posteriormente Cultural, Casino de Novelda. En 1895, se inaugura el Teatro Jorge Juan, primer establecimiento adaptado para las sesiones cinematográficas.

La llegada de varios avances tecnológicos fueron claros signos de modernidad, que complementaban el desarrollo industrial y comercial. Ese fue el caso de la imprenta y la fotografía. Así también llegaría la corriente Modernista, y fraguó en diversas construcciones familiares, dejando una hermosa huella del momento de una villa que obtuvo la condición de ciudad, en 1901, por sus progresos económicos, basados principalmente en la agricultura del cultivo de la vid, la exportación de vinos, azafranes y otros frutos del país, y extracción e industria de elaboración de piedra natural, entre otras.

cajas de azafrán Novelda

Cajas litográficas de estilo modernista de diferentes empresas y familias noveldenses de principios s. XX. Colección del Museo Comercial de Alicante y provincia.

Distribución del trabajo y tiempo

Los criados solían ser el fiel reflejo de la vivienda en donde servían, y tanto en sus modales como en su atavío, se adivinaba el carácter y costumbres de sus amos. Normalmente, el jefe de familia era el que adquiría los medios de subsistencia y supervisaba el servicio doméstico y la señora, administraba la economía de la casa y educaba a sus doncellas.

Un escritor francés de la época solía decir que, para juzgar a una familia, le bastaba fijar su atención en el criado o doncella que salía a abrir la puerta cuando llegaba de visita.

Para conocer las labores domésticas en una vivienda burguesa, era necesario entender las dos realidades sociales, por un lado, la vida de los señores y por el otro, el de la servidumbre. Para ello, hay que conocer esa relación directa entre el servicio doméstico y los jefes de familia. Uno de los asuntos más importantes en la casa era la distribución del trabajo y del tiempo.

Todo el personal que estuviera adscrita al servicio de la familia y viviera con ella, tenía que tener vigente la Cartilla del Sirviente. En ella se anotaba datos personales, como el nombre de los padres, lugar de nacimiento, edad, estado, estatura, color del pelo, ojos, nariz, barba, cara y color de la piel. También el domicilio y cuarto asignado donde residía y la fecha de entrada al nuevo hogar como el de la salida y su motivo. En cambio, el personal externo con sueldo, estaba exento.

En las grandes casas la ama de llaves representaba el máximo rango en el conjunto del servicio doméstico. Ocupaba el lugar de la señora de la casa cuando ella no estaba, dirigiendo a los criados y gobernando la vida doméstica de la familia. Otros empleos comunes era el jefe de cocina, cocineras, doncellas de labor, nodrizas, ayudantes de cámara, mozos de comedor o cuadra, cocheros, y demás criados sin asignación concreta.

Todos los días primeros de cada mes la señora elaboraba un listado de las provisiones y realizaba una visita general sin aviso a todas las dependencias de la casa, ropas, despensa, con el fin de vigilar que el servicio siempre lo tenía todo en orden. Todas las mañanas, la señora junto con la ama de llaves, se aseguraba del peso, cantidad, precio y condiciones de la compra diaria y daba órdenes especiales para el servicio del día.

En cuanto a la distribución laboral de los días de la semana, generalmente se destinaba el lunes a la limpieza de la ropa, el martes a la limpieza de los muebles, el miércoles para el arreglo de la despensa y conservas y el jueves, a la limpieza y compostura de la ropa. El viernes plancha y normalmente, el sábado se arreglaba la casa para el recibimiento de visitas.

La moda impera también en el servicio, existiendo variados modelos de trajes para doncellas, cocineras y demás criados. Como base, todos los trajes eran de color oscuro, utilizándose el negro, granate, gris y azul oscuros con amplios delantales blancos y tocados a modo de lazos o cofias para el caso de las criadas. La dueña realizaba un inventario de los objetos que entregaba a cada nuevo sirviente y un pliego donde se determinaba de un modo claro y preciso los deberes a realizar.

La nodriza Juanita envía a la señora Dña. Carmen Alonso de López esta postal con su imagen por si precisara de una nodriza para su hijo. nodriza. Fotografía Universal, Ángeles, 2, Alicante. Propiedad intelectual del Museo Comercial de Alicante y provincia.

Si Pepito necesita una nodriza como yo, telegrafíenme enseguida. La abraza con cariño, Juanita.

Antonia y sus sirvientas

Según la mentalidad burguesa, la vivienda era el espacio en el que se escondía la ‘sagrada’ vida privada. La dama burguesa era la reina de este mundo y encargada de tejer una red de relaciones sociales destinadas a alcanzar una alta posición en el universo social de la época. Era el hogar familiar y punto de encuentro de la oligarquía y debía responder al modo de vida y condición social al que pertenecía.

Antonia Navarro Mira (1846-1921), la propietaria, enviuda a los 28 años de Luis Navarro y Abad (1845-1874) e imprime en su vivienda el gusto personal influenciado por las corrientes del momento, Art Nouveau, donde equilibra una estructura racional y ordenada. En la casa colindante a la vivienda señorial se le adosa la casa del servicio doméstico de confianza. Doña Antonia, era una mujer de mundo, exigente y distante, pero a la vez generosa. Viajó por diversas ciudades de España frecuentando los Balnearios de Archena y Fortuna, entre otros, además de numerosos viajes al extranjero, dejando su hogar al cuidado de los caseros.

Nos encontramos en la casa del servicio doméstico de la familia Navarro que, junto a la Casa Mira, del matrimonio Francisco Mira Abad y Delfina Castelló Castelló, sita en la plaza de San Vicente nº 3 y 5, son las únicas viviendas en la actualidad que se conservan en el municipio de Novelda, donde podemos interpretar la vida en la casa principal y la de sus sirvientes. Una casa de tres plantas modesta y de espacio reducido, para una vida de dedicación a los señores. El acceso a la vivienda principal se realiza atravesando la puerta escondida tras los tapices del comedor donde simbólicamente, pasabas del mundo terrenal al celestial. El servicio accedía a la primera y segunda planta a través de la escalinata secundaria donde se accedía a los espacios domésticos para costura, plancha, lavadero y dormitorios del servicio que se comunicaba por pasillos internos a los salones y habitaciones de la vivienda de los señores.

Antonia, compartía con el servicio la elaboración de conservas y mermeladas fundamentalmente dulce de granada y tomate, higos y tomates secos cultivados en sus posesiones. Además, frecuentaba la cocina -junto al patio- para supervisar y compartir ciertos momentos con el servicio. Cocinaba pastas caseras y toñas para las meriendas con chocolate, de ahí que su hija, Luisa Navarro Navarro, que vivió en esta casa, aprendiera el gusto por cocinar. Otro lugar de encuentro era la capilla familiar ubicada en un lateral del claustro, al lado de la entrada de la servidumbre a la vivienda principal, donde se oficiaba misa a diario para todos, aunque con una separación definida para las entradas y salidas de la capilla como en la disposición para oír la misa, delante la familia y tras un murete de separación, el servicio doméstico.

En 1883, según el padrón de Novelda, existía al menos una veintena de familias que gozaban de servicio doméstico, compuesto por sirvientes, sirvientas o criadas. Jacinta Hernández Alemañ, de 20 años, era la segunda entre cuatro hermanos de una familia de jornaleros y era una de las dos sirvientas que dispuso la familia Navarro Mira en la vivienda familiar de la calle Mayor 24 (hoy Casa Museo Modernista). De Jacinta conocemos que se casó dos años más tarde, con el jornalero Tomás Pérez Segura y que tuvieron dos hijas, Carmen y Jacinta. Posteriormente, en una fotografía de Jaime Belda Alted de 1903, aparece la madre de Antonia rodeada de las sirvientas en la casa de su hija Carmen, en la calle Mayor 4 (hoy Centro Cultural Gómez Tortosa), y en ella identificamos a dos sirvientas y cuñadas, entre las ocho que aparecen, que son Rosario Aguado López y Regina Camús Torró, quien contraería matrimonio en 1915 con el jornalero José Aguado López del que tuvieron cinco hijos.

Si quieres conocer la historia de otra familia de exportadores, concretamente la familia Torregrosa, pulsa aquí:

Boceto del cartel. La imagen del centro fue realizada en 1903 por el fotógrafo noveldense Jaime Belda Alted, retrato cedido por la familia Aguado Camús. Se han identificado las siguientes personas. Sentada en el centro de la imagen se encuentra la madre de Antonia Navarro, Dña. Antonia Mira Segura, que a su izquierda, le acompaña la sirvienta Rosario Aguado López y en la tercera fila, a la derecha, la sirvienta Regina Camús Torró, quien acabará formando parte de la familia Aguado López.

Si quieres ver la entrevista de María José Ayala a Verónica Quiles sobre las visitas teatralizadas, pulsa aquí:

Para ver todo el reportaje de María José Ayala sobre la III Edición de Novelda Modernista, pulsa aquí:

Para ver todo el programa dedicado A Poqueta Nit de David Sala Sirvent sobre III Edición de Novelda Modernista, pulsa aquí:

Para ver todo el programa A Poqueta Nit, entrevista de Maje Amorós a Verónica Quiles, pulsa aquí:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies