Empresa centenaria alicantina: Aguas Municipalizadas de Alicante

Conoce la historia del agua en Alicante

En 1898 tuvo lugar la creación de la empresa que dio origen a la actual Aguas Municipalizadas de Alicante, Empresa Mixta, como suministradora de agua potable a la capital de la provincia

Publicado en el Diario Información

J. M. P. 17.02.2019 | 04:15

Edificio en el que se encuentra la sede de Aguas Municipalizadas de Alicante, empresa Mixta, situada en la calle Alona del barrio alicantino de Benalúa

Edificio en el que se encuentra la sede de Aguas Municipalizadas de Alicante, empresa Mixta, situada en la calle Alona del barrio alicantino de Benalúa

Aguas de Alicante celebró en 2018 su 120 aniversario. Y lo hizo bajo el lema «Mucho más que un siglo» con el objetivo de poner de relieve «una trayectoria que avala la experiencia en la gestión eficaz de un recurso indispensable y vital, como es el agua, y el compromiso de Aguas de Alicante con la sociedad alicantina», tal como afirmó Francisco Bartual, director general de Aguas de Alicante.

El Teatro Principal de Alicante acogerá el jueves 11 de abril la primera gala «Empresas Centenarias» de la provincia de Alicante, un acto en el que se pretende reconocer el trabajo de estas empresas.

La Diputación, la Cámara de Comercio, la Asociación de la Empresa Familiar de la provincia de Alicante (AEFA) y Cajamar han firmado un acuerdo para realizar todas las actividades. Además, se va a crear un Club de Empresas Centenarias de la provincia de Alicante con el asesoramiento técnico y científico del Museo Comercial de Alicante y provincia, y con sede en la Cámara de Alicante.

Historia del agua

El periodo de existencia ha dado para muchas historias, anécdotas, hitos y recuerdos que obligan a un repaso, por fuerza resumido, de los mismos para conocer la trayectoria de esta empresa.

Y empezamos por 1898, en el que tuvo lugar la creación de la empresa que dio origen a la actual Aguas Municipalizadas de Alicante, Empresa Mixta, como suministradora de agua potable a la ciudad. Aquel año supuso un hito histórico para los alicantinos: un importante acontecimiento cambiaría sus vidas gracias a la llegada de las aguas de Sax. Esta conducción, cuyas obras se prolongaron durante cinco años, acababa finalmente con la penuria hídrica que habían venido padeciendo los vecinos de Alicante.

Fiesta con motivo de la traida de agua desde Sax (1898)Fiesta con motivo de la traida de agua desde Sax (1898)

Tradicionalmente, la escasez de agua ha constituido un problema de vital importancia en Alicante, y ha influido negativamente en el desarrollo socioeconómico de la ciudad durante mucho tiempo. Esto se debe principalmente a las condiciones climatológicas: en la zona predomina un clima semiárido, con escasas precipitaciones y elevadas temperaturas, en la que no existen redes fluviales, ni grandes reservas superficiales o subterráneas de agua.

La solución a este déficit natural pasa por la captación de reservas fuera de nuestro enclave, o el acopio de las mismas desde diversos sistemas que, en cualquier caso, necesitan un concepto de planificación, desarrollo y explotación, y un sistema de infraestructuras hídricas bastante complejo.

Este sistema se caracteriza en un principio por la búsqueda, captación y reserva a partir de manantiales, fuentes y pozos, así como, posteriormente, con aguas superficiales de cuencas lejanas, como las procedentes del río Taibilla o del río Tajo. Esta lucha por paliar la escasez de agua y asegurar los recursos es un hecho recurrente y determinante desde los orígenes de la ciudad, aunque el problema se plantea realmente en Alicante a partir del desarrollo industrial y demográfico del siglo XIX.

La creación de Aguas Municipalizadas de Alicante

Fuente de la Plaza Gabriel Miró con escultura de vicente Bañuls.

Fuente de la Plaza Gabriel Miró con escultura de vicente Bañuls.

En este contexto, el Ayuntamiento de Alicante siguió con el intento de solucionar definitivamente el abastecimiento de la ciudad, que a finales de siglo ya contaba con 30.000 habitantes. Así, en 1871, surgió un nuevo proyecto: el Ayuntamiento de Alicante adoptó el primer acuerdo para suscribir un contrato con la sociedad «Canal de Alicante», con el fin de abastecer a la ciudad desde pozos artesianos situados en el término municipal de Sax, a 48 kilómetros de Alicante.

En 1879, se disolvió la citada Sociedad y los pozos fueron comprados por Juan Leach Giró, quien en 1884 solicitó al Consejo de Alicante la utilidad pública de las aguas para abastecer la ciudad. En 1885, consiguió autorización del Gobierno Civil para realizar las obras necesarias del denominado «Canal del Cid».

En 1891, el señor Leach Giró vendió los pozos a Enrique Caucourte y Joulliot, quien presentó en el Ayuntamiento el proyecto de abastecimiento que fue aprobado en mayo de 1892. El concurso-subasta le fue adjudicado, firmándose en fecha de 11 de julio de 1893 la escritura de la concesión administrativa, en régimen de exclusividad, «para abastecimiento de aguas a la ciudad de Alicante», por un plazo de sesenta años.

Se constituye la Empresa Mixta

Estando cerca de la finalización del plazo de concesión (sesenta años), y resolver el problema de abastecimiento, el Ayuntamiento de Alicante, en sesión del Pleno Municipal de 30 de septiembre de 1952, acordó la creación de una comisión para el estudio de la municipalización del servicio en régimen de monopolio.

Tras la tramitación del correspondiente expediente, el 17 de septiembre de 1953, se constituyó la Sociedad «Aguas Municipalizadas de Alicante, Empresa Mixta» (AMAEM), entre el Ayuntamiento de Alicante y la Sociedad Mercantil Aguas de Alicante, S.A., desembolsando cada uno de los socios el 50% del capital social.

El Pleno Municipal, en sesión de 3 de abril de 1987, adoptó un acuerdo relativo a la adjudicación a AMAEM de la gestión del servicio municipal de alcantarillado, y el 14 de mayo de 1987 se suscribió el contrato administrativo que establecía la ampliación del plazo de duración de la empresa mixta hasta el 28 de marzo de 2016.

El 11 de julio de 2006, el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Alicante acordó aprobar los Planes Directores de Abastecimiento de agua potable, Saneamiento y Reutilización de aguas depuradas, así como la modificación de la duración del plazo de gestión de dichos servicios hasta el 14 de mayo de 2036.

Nuevos caudales e infraestructuras

El abastecimiento hasta finales de los años 50 provenía exclusivamente de los pozos de Sax y Villena, pero ya no resultaba suficiente para Alicante (sobre todo teniendo en cuenta el incipiente desarrollo de la Albufereta y la Playa de San Juan).

Así pues, la creciente demanda obligó al Ayuntamiento de Alicante a integrarse en la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, creada en 1927 para el abastecimiento de la Base Naval de Cartagena desde el río Taibilla. Alicante recibió agua de la Mancomunidad por primera vez en 1958, lo que permitió el desarrollo urbanístico de la playa de San Juan, a partir de 1961.

En 1967 comenzó la construcción del Trasvase Tajo-Segura, que empezó a aportar agua en 1977. AMAEM recibe agua de dicho trasvase a través de la Mancomunidad de los Canales del Taibilla.

Actualmente, se cuenta con el Trasvase Júcar-Vinalopó. Además, desde 1973, AMAEM viene ejecutando obras de desdoblamiento del Canal del Cid y continúa la búsqueda de nuevos aportes de agua con nuevas captaciones subterráneas, y mediante convenios con comunidades de regantes en la zona del Alto y Medio Vinalopó.

En 1984 se inauguró la conducción submarina, de 5 kilómetros de longitud, para el suministro de agua potable a la isla de Tabarca siendo, así, la única isla del litoral español abastecida con este procedimiento.

Actualidad de Aguas de Alicante

AMAEM se encarga del abastecimiento de agua de los municipios de Alicante, Sant Joan d’Alcant, San Vicente del Raspeig, Monforte del Cid, Petrer, El Campello y la Isla de Tabarca.

El abastecimiento se realiza, en todos los municipios, con aguas procedentes de la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, (aguas superficiales-Tajo, Taibilla, desalación y de sus pozos propios situados en la comarca del Alto Vinalopó (municipios de Sax, Villena, Campo de Mira y Cañada), y de sus aprovechamientos en Comunidades de Usuarios.

Para ello, AMAEM cuenta con una red de más de 2.382 km de tuberías, por las que suministra más de 37 Hm3 al año de agua, treinta depósitos con capacidad total para 200.000 m3 y un número de contadores superior a los 292.000.

De los 292 mil contadores que controla Aguas de Alicante, un total de 140.000 (cerca del 50%) son ya contadores inteligentes, la inmensa mayoría en la ciudad de Alicante, realizándose con ellos tlelectura, una tecnología que permite la lectura remota de los contadores periódicamente, sin que un operario tenga que desplazarse al contador.

A destacar también que el 70% de los parques de Alicante se riegan con aguas regeneradas.

Todo este esfuerzo desarrollado por AMAEM a lo largo de su trayectoria le ha hecho merecedora de numerosos premios y reconocimientos, tanto a nivel medioambiental, social como tecnológico que la sitúa como una empresa puntera y a la vanguardia en el sector del agua.

El pasado del agua

Aquí se reúnen algunas instantáneas que evocan momentos relacionados con el suministro de agua a Alicante. De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Repartidores de agua en el barrio de Benalúa (principios del siglo XX); Obras del Canal de Villena (1898); fuente para suministro de agua potable en la calle Lucentum de Alicante (1915); puerto de Alicante y ciudad (1911); fuente de la Plaza de os Luceros (1954); y fuente del Paseo de Canalejas (años 60 del pasado siglo).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies